El Flato o puntada del corredor, causas y como superarlo

Flato o puntada del corredor Flato o puntada del corredor

Seguramente  alguna vez te haya pasado que mientras corrías comenzaste a sentir una fuerte puntada en uno de tus costados (debajo de las costillas).  Probablemente hayas intentado aguantarte el dolor, pero fue tan molesto que te obligó a parar en tu carrera. La causa aparente de este molesto dolor, mejor conocido como flato o puntada del corredor; seria un espasmo del diafragma por falta de oxígeno el cual ante el movimiento de respirar y correr tironea de los ligamentos que lo unen a los órganos internos, especialmente el hígado (ubicado a la derecha).

 

Este temido dolor, no es mas que producto de una respiración defectuosa al momento de la actividad física, que ocasiona un espasmo en el diafragma. Bob Glover, autor del reconocido libro “Manual del Corredor de Competición”, menciona también otras causas que contribuyen a la aparición de la punzada lateral, las cuales son: el estrés, unos músculos abdominales débiles y tensos, correr demasiado pronto después de comer con producción de gases, intolerancia a ciertos alimentos, correr duramente en descensos, precalentamiento inadecuado, arrancar a demasiada velocidad, deshidratación, forma inadecuada para la intensidad con la que corres y mala suerte.

 

Tomar unas simples precauciones antes del ejercicio puede ayudarte a evitar los calambres que producen las puntadas en el costado. Podemos Estirar la zona abdominal levantando los brazos sobre la cabeza y doblando la cintura hacia la derecha y la izquierda. Rotar suavemente el torso de lado a lado te ayudará a estirar los músculos laterales del abdomen. Evita beber grandes cantidades de agua o comer dos o tres horas antes de correr o caminar enérgicamente. Fortalece los músculos de la espalda y los abdominales, ya que si los músculos están fuertes ayudarán a evitar cualquier tipo de calambre. Mejorar tu estado cardiovascular tonificará el músculos diafragma y te ayudará a respirar más eficientemente.

 

Entre las soluciones que son más recomendadas estan; cambiar tu patrón de respiración. Usualmente al correr respiramos con cada pisada una proporción de 4:1 (cuatro pasos por cada inhalación y exhalación completa). Trata de expulsar el aire al pisar con el otro pie para así cambiar tu patrón de respiración. Según una teoría, para reducir la probabilidad de que aparezca la “puntada” se debe exhalar cuando el pie izquierdo toque el suelo, es una teoría que tu mismo podrás comprobar su veracidad o mito, y eres bienvenido a expresarlo en los comentarios.

 

Baja el ritmo hasta que sientas que el dolor disminuye y luego recuperas tu velocidad poco a poco. Si pudiste aguantar el dolor hasta pasar la linea de meta, o si estas entrenando solamente, puedes detenerte y doblarte hacia adelante, luego subir tu rodilla del lado de la “puntada” y presionar con tus dedos el área abdominal adolorida. Por ultimo ejercer Presión directa:  Este es el remedio más eficaz y simple, presiona con tu mano en la zona de dolor durante unos minutos y el dolor se detendrá.

Descubra también

Déjanos tu Comentario