Correr con tu perro, todo lo que necesitas saber.

correr con tu perro correr con tu perro

Cada vez son más las personas que salen a entrenar acompañados de su mascota. Y tiene muchas ventajas. Los perros son corredores por naturaleza. Ellos no se obsesionan por las calorías o los kilómetros recorridos, lo hacen porque sí. Porque disfrutan. Además no les da pereza y no buscan excusas para saltarse el entrenamiento.

 

El perro es el mejor amigo del hombre, y compartir con él la pasión por correr, aporta un valor añadido a esa estrecha relación. Pero no es tan sencillo como abrir la puerta y salir: debes considerar algunos detalles, porque él te es tan fiel y seguidor que puede llegar a extremos físicos que lo pueden perjudicar seriamente por el simple hecho de seguir corriendo a tu lado.

 

A tener en cuenta:

Se recomienda empezar a correr con él, cuando el perrito tenga más 9 meses;

En general es preferible que el perro esté más o menos formado, y esto dependerá de su tamaño de adulto. El ejercicio excesivo puede dañar las articulaciones de un animal en desarrollo.
Antes de iniciar con las rutinas, pasar por el veterinario para descartar anomalías físicas ocultas;

Es importante llevar a nuestro perro a revisión para que el veterinario lo explore y pueda valorar su estado de salud. “Es bueno intentar detectar cualquier trastorno que haya pasado desapercibido y, por supuesto, consultar siempre que notemos algo raro durante el ejercicio como cansancio excesivo, cojeras, etc.
Primero, empezar sobre distancias muy cortas y ritmos muy lentos, para que se vaya habituando a correr, el entrenamiento tiene que ir de menos a más, como en un ser humano;


Para que tu mascota se vaya adaptando a correr de forma progresiva, comienza combinando 5 minutos de trote ligero con caminatas, hasta llegar a conseguir que tu perro corra contigo 20 minutos diarios, algo que mejorará la salud de ambos.
Cuidado con las altas temperaturas que pueden ser fatales, asegúrate que beba mucha agua antes de salir y lleva agua contigo para darle en el camino;

La hidratación es importante pero no puede llevarse a cabo de cualquier forma. En general debemos esperar a que el animal se tranquilice antes de ofrecerle comida y/o bebida.

En el periodo de recuperación es importante que el perro no beba mucha cantidad de agua de golpe. Debido al jadeo, tragan aire y, junto a un gran volumen de líquido en su estómago, pueden desarrollar una dilatación con o sin torsión estomacal
Equipo: Arnés en el perro, para evitar rozaduras y distribuir el esfuerzo a lo largo de su espalda, y Cinturón para ti para evitar presiones innecesarias en el can.

Consideramos que lo más adecuado por la seguridad y el bienestar del animal es hacerlo con la mascota con un arnés puesto y sujeta a tu cintura con una cinta.

Para tu comodidad, compra un cinturón ancho, de modo que sea mayor la superficie que reciba el impacto de los inevitables tirones que tu perro te dará cuando comiencen a correr juntos. Mejor aún si te haces con un cinturón que, además, sea acolchado.

 

Y no te olvides de la bolsa para los excrementos. Porque además de runner eres también ciudadano y debes respetar las normas básicas de convivencia. Además de esta forma nos ahorraremos multas innecesarias.

Descubra también

Déjanos tu Comentario