Beneficios del Ciclismo en la Tercera Edad

Ciclismo en la Tercera Edad Ciclismo en la Tercera Edad

Beneficios del Ciclismo en la Tercera Edad

Mantenerse en forma y saludable es un reto, especialmente cuando se llega a la tercera edad, estar sano es algo que le debe a usted mismo. Si usted no cuida de sí mismo, quién lo hará? Caminar es la forma más común de ejercicio y casi todo el mundo puede hacerlo. Pero lo que si no eres una de esas personas que disfrutan de caminar? Otra forma de ejercicio que le traerá una gran cantidad de ventajas para su salud es ir en bicicleta. Vamos a hablar entonces de los Beneficios del Ciclismo en la Tercera Edad.

El ciclismo ha demostrado ser uno de los ejercicios más eficaces para quemar grasa. Incluso si sólo se dedica un poco de tiempo para realizar este ejercicio, aumentará significativamente su metabolismo. También le ayudará a mejorar su equilibrio y coordinación. Otra gran ventaja del ciclismo es que ayuda en la construcción de su resistencia que le permite realizar sus actividades del día a día de manera más eficiente.

 

Montar bicicleta también aumenta la densidad ósea, lo que hará que sus huesos sean más fuertes y menos propensos a sufrir fracturas. Además, se fortalecen los ligamentos y tendones, rebajando la inflamación de la artrosis. Tenga en cuenta, no obstante, la edad y la persona, que las articulaciones de las persona tienen una predisposición distinta a la artrosis; en todo caso, es recomendable usar protectores como muñequeras, sobre todo en las articulaciones de la parte superior del cuerpo que son las que sufrirán efectos más violentos; las tobilleras también son aconsejables.

 

El fortalecimiento articular es consecuencia del movimiento constante y cíclico del pedaleo, que beneficia a las rodillas y los tobillos, a través de cuyos cartílagos la energía y elementos nutritivos pueden se difunden mejor.

 

Además, la práctica habitual del ciclismo reduce el estrés y la depresión, refuerza el sistema inmunológico, acrecienta la elasticidad, mejora la coherencia motriz, aumenta la capacidad pulmonar, retrasa el envejecimiento y, en general, provoca bienestar.

 

Finalmente, practicar bicicleta mejora la autoestima y la sensación de libertad, más aún si salimos en compañía de amigos y familia. Practicar deporte en grupo, sea el que sea, es una de las actividades más saludables en la tercera edad.

Descubra también