Importancia de la hidratación en el ciclismo

hidratacion en el ciclismo hidratacion en el ciclismo

Importancia de la hidratación en el ciclismo

Estamos en verano, y con las altas temperaturas, no es difícil notar que nos hacen falta más líquidos cuando practicamos ciclismo. El sudor, el calor, el esfuerzo sobre la bicicleta y el pasar varias horas aguantando altas temperaturas pueden llevarnos a la deshidratación sin apenas darnos cuenta, siendo ésto último una situación muy seria y extremadamente grave.

Somos tres cuartas partes de agua, y al pedalear, especialmente en ambientes calurosos, el elemento líquido sale de nuestro cuerpo a gran velocidad con la sudoración. Reponerlo es fundamental para que las funciones fisiológicas sigan siendo correctas. Hay que hacerlo, además, antes de que la sed apriete, porque entonces podría ser tarde. Hablemos entonces de la Importancia de la hidratación en el ciclismo

 

El agua actúa como regulador térmico de nuestro cuerpo. Al perderla por la vía del sudor, el ciclista sentirá más calor y sus funciones fisiológicas se resentirán. Esto ocurre muchas veces antes de sentir una sed intensa, por lo que es importante adelantarse a los acontecimientos.

 

Cuanta agua tomar?

Para tener un marco de referencia más amplio, antes de montar bicicleta, debes tomar más de medio litro de agua una o dos horas antes, 300-400 ML 15 minutos antes y 1 litro de agua por hora durante el esfuerzo, administrada con sorbos de 10 minutos mientras se entrena. Se recomienda beber agua fría, pues está demostrado que de esa forma se absorbe mejor.

 

La deshidratación progresiva durante la carrera es frecuente puesto que muchos deportistas no ingieren suficientes fluidos para reponer las pérdidas producidas. Esto no sólo va a provocar una disminución del rendimiento físico, sino que además aumenta el riesgo de lesiones, y puede poner en juego la salud e incluso la vida del deportista. Por este motivo es muy importante elaborar una estrategia capaz de mantener un nivel de líquido corporal óptimo mientras se hace ejercicio (tanto en los entrenamientos como en la competición)

 

Debes conocer los síntomas de la deshidratación: falta de producción de lágrimas, imposibilidad de orinar durante varias horas, piel y ojos secos, boca seca o acartonada y taquicardia. Si sientes que estás ingresando en un cuadro de deshidratación, no dudes en ir al médico en seguida. Una buena forma de darte cuenta de un cuadro de deshidratación es mediante el test del pliegue: pellizca la piel de la persona afectada; si el pliegue resultante no vuelve rápidamente a su lugar, probablemente exista deshidratación.

 

Ya saben. Con la llegada del calor y el verano, no debemos dejar que la sed llame a la puerta. Beber con regularidad pequeños sorbos es la mejor manera de mantenernos hidratados durante largo tiempo. ¡A hidratarse!

 

 

 

Descubra también

Déjanos tu Comentario