11 costumbres efectivas para vivir saludablemente

Estilo de Vida Saludable Estilo de Vida Saludable

Es cierto que no existe un secreto para encontrar la felicidad, pero sí podemos hacer varias cosas con el propósito de vivir nuestras vidas de una manera más tranquila. Cada detalle de nuestros días es importante y por eso debemos prestarle atención a las pequeñas cosas que nos ayudan a tener una vida más armoniosa y, sobre todo, poder convertir los problemas en oportunidades para triunfar.

 

A continuación se presenta una lista con 9 costumbres que debes comenzar a practicar de inmediato:

  1. Dedícate tiempo cada mañana:

Para lograr esto puedes levantarte media hora antes y comienza tu día sin apuros ni complicaciones. Recuerda que si algo sale mal en la mañana esto influirá en tu estado de ánimo por el resto del día.

Cuando te acostumbres a ser una persona que se organiza desde muy temprano en la mañana, notarás como puedes aprovechar más de tu día y te sentirás una persona mucho más productiva.

 

  1. Hidrátate:

Una de las primeras cosas que debes hacer al despertar es tomar un vaso de agua. De esta manera lograrás despertar a tus órganos y te sentirás más activo para comenzar con tus rutinas.

 

  1. Toma un buen desayuno:

El desayuno es la comida más importante del día, ya que tu cuerpo estuvo en un periodo prolongado sin ingerir nutrientes. Este plato debe incluir alimentos de distintos grupos, tales como proteínas, frutas, vegetales y grasas saludables. Trata de no ingerir una gran cantidad de hidratos de carbono o de azúcares contenidos en jugos procesados.

Hay muchas opciones saludables con las que puedes iniciar tu día. Incluye aguacate, frutos secos y frutas. Los huevos siempre son una opción favorable para tus desayunos y los puedes acompañar con espárragos y yogur griego.
Tomate pausas en tus funciones

  1. Tómate pausas en tus funciones

Ya que nuestro cuerpo no está diseñado para largas jornadas de trabajo sin descansar, es recomendable tomarse cortos recesos cada dos horas. De esta manera nuestra productividad no se verá afectada. Identifica los síntomas de estrés que te pueden destruir la vida y corrígelos.

Cuando estés descansando, intenta estirar tu cuerpo y darle movilidad a tus extremidades para que no queden adormecidas. Si tienes la oportunidad de caminar cortas distancias y tomar las escaleras en vez del ascensor, no dudes en hacerlo.

 

  1. Aliméntate balanceadamente:

Debes incluir todos los grupos alimenticios en tus comidas para que tu cuerpo reciba los nutrientes necesarios. Si no le das a tu organismo lo que este requiere, sentirás agotamiento y falta de concentración. El consumo de hortalizas y vegetales verdes es de suma importancia para el óptimo funcionamiento del cuerpo.

 

  1. Dedícate momentos de recreación:

En vista de que no todo en la vida se trata de trabajo y responsabilidades, también debes aprovechar de disfrutar tus días. Escucha y canta tu canción favorita. Ríe, baila y no dejes que los problemas te agobien.

 

  1. Respira y medita:

Busca un momento en el día en el que puedas relajarte y mirar a tu alrededor. A veces necesitamos detenernos y escuchar el cantar de las aves para entender que debemos vivir cada momento y apreciar los detalles que nos regala la vida.
Limita el consumo de comida chatarra

  1. Limita el consumo de comida chatarra:

Cuando sientas la necesidad de ingerir algún alimento, trata de que este no sea dañino para tu organismo. En ocasiones confundimos el aburrimiento con hambre y comemos para sentirnos complacidos.

Las opciones más saludables para cuando tienes un antojo entre comidas son una porción de frutas o nueces. Si sientes la necesidad de comer antes de dormir, asegúrate de que sea un alimento ligero.

 

  1. Planifica tus días:

No dejes todo para última hora. Organiza cada una de tus actividades y asígnale el tiempo necesario a cada una. Si sientes que le faltan horas a tus días, haz una lista con tus prioridades y trabaja en función de ellas para que puedas aprovechar mejor tu tiempo.

 

  1. Apaga todo antes de acostarte:

Si bien es cierto que la habitación es el lugar diseñado para descansar, también hacemos otras cosas en ella, como ver televisión, utilizar el ordenador, etc. Es importante que a la hora de dormir no haya ningún artefacto encendido que pueda afectar tus horas de sueño.

 

  1. Descansa lo suficiente:

El cuerpo necesita descansar para poder recuperar energías. Lo normal para un adulto es dormir entre 6 y 7 horas. Dormir menos de esta cantidad, puede afectar seriamente el desempeño de las actividades que realizas diariamente.

Vive tu vida al máximo y disfruta de cada momento. No permitas que los problemas se lleven tu tranquilidad. Si algo se puede solucionar, entonces ocúpate y resuélvelo sin tantas complicaciones.

 

Autor: Edith Gómez

Editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Descubra también

Déjanos tu Comentario