Consejos para aumentar el volumen de tus pantorrillas

Aumentar tus pantorrillas Aumentar tus pantorrillas

Las pantorrillas, están ubicadas en la parte posterior de la pierna, justo debajo de la parte posterior de las rodillas. Apoyan cada movimiento que haces, resisten el peso de tu cuerpo y están conformadas por varios músculos que se entrelazan. Cuando no se trabaja este grupo de músculos lo suficiente, es frecuente escuchar que se tienen piernas de pollo. Así que vamos a darte algunos consejos para aumentar el volumen de tus pantorrillas.

 

Entrena de 2 a 3 veces a la semana

Aumentar el volumen de tus pantorrillas no es una labor sencilla, principalmente porque este musculo es utilizado en casi todos los movimientos del día a día, para aumentar su volumen, debes de entrenarlas de manera intensiva y pesada de dos a tres veces a la semana, después, deja un poco de tiempo después de cada entrenamiento para su correcta recuperación.

 

Entrénalas en circuitos

Cuando realizamos circuitos de entrenamientos, ejecutamos varios ejercicios a la ves  del mismo musculo con poco tiempo de descanso, de esta manera conseguimos resultados en menor tiempo.

 

Evita hacer siempre lo mismo

Cuando hablamos de no hacer siempre lo mismo, hablamos de sorprender los músculos con diferentes rutinas, lo que buscamos es cambiar los ejercicios cada cierto tiempo. Durante muchos años se ha mantenido como adecuado variar la rutina de entrenamiento cada dos meses más o menos, con el fin de probar nuevos ángulos de entrenamiento y llegar a partes de los músculos a las que normalmente no llegamos y las que no tocamos como se merecen. Cambiar la forma de entrenar un musculo ayuda a lograr hipertrofia y obtener así  masa muscular.

 

Vigila tu posición

Al hacer levantamientos de talón de pie, a medida que tus piernas están más rectas, trabajas de una mejor manera el gastrocnemio; de cualquier manera, no llegues al punto de bloquear tus rodillas. Mantén tu cuerpo y tus rodillas en una alineación vertical, y encuentra ese punto critico en el que tus piernas estén tan “derechas” como sea posible sin llegar a bloquear y mucho menos hiperextender tus rodillas. Manteniendo tus rodillas en esta posición a lo largo de toda la serie, contrae y estira tus músculos de una manera controlada a lo largo de todo el rango de movimiento.

 

Descubra también

Déjanos tu Comentario