¿Cómo ejecutar el movimiento de los brazos al correr ?

Correr con los Brazos Correr con los Brazos

Muchos creen que las piernas son las únicas protagonistas a la hora de correr, además de las piernas, el movimiento de los brazos influye directamente en el impulso y la velocidad del corredor.  Al mover correctamente los brazos al correr conseguimos también un mejor equilibrio y aprovechamos mejor nuestra energía.  Realizar movimientos precisos y adecuados con nuestros brazos, nos ayuda a tener una buena postura para evitar sufrir contracturas y otro tipo de dolencias. Veamos entonces ¿Cómo ejecutar el movimiento de los brazos al correr ?

 

El balanceo debe ser paralelo al cuerpo

Los brazos se deben mover en la misma dirección en la que se corre. El movimiento hacia el costado es innecesario, porque se genera resistencia y se pierde fuerza. Cruzar los brazos por delante del cuerpo también resta eficiencia en la corrida.

 

El movimiento debe iniciarse desde los hombros

Procura que tus hombros vayan relajados y acompañen el movimiento de tus brazos  mientras lo haces. Erróneamente muchos atletas realizan el movimiento a partir de los codos. El braceo debe nacer desde el hombro y los codos deben mantener un ángulo de 90° grados respecto del torso.

 

Las manos y los hombros deben estar relajados:

Debes evitar todas aquellas conductas que tiendan a la rigidez o tensión,  los hombros deben estar bajos y relajados. Se recomienda que las manos vayan alineadas al antebrazo y se mantengan con los dedos flexionados hacia adentro, pero sin llegar a cerrar el puño. A su vez, la palma de la  mano debe mirar hacia adentro y el dedo pulgar debe ir perpendicular al piso.

 

Evita levantar los hombros

Relaja los hombros, el cuello y la parte alta de la espalda, de esta manera los brazos y los hombros se mueven con soltura de atrás hacia delante. Si corres contrayendo músculos que no intervienen en la carrera estarás malgastando una energía muy valiosa que podría impulsarte hacia delante.

 

El movimiento de los brazos tiene que estar sincronizado con el de las piernas, braceo con zancada, si aumenta uno el otro también debe hacerlo. Hay que evitar los movimientos exagerados. Los brazos deben subir hasta la altura del pecho, si el movimiento es forzado y exagerado seremos menos eficientes y afectará al conjunto del cuerpo.

 

 

Descubra también

Déjanos tu Comentario