¿Afecta la cerveza el desempeño del atleta? ¿es realmente saludable la cerveza?

Cerveza y Deporte Cerveza y Deporte

Numerosos estudios han llegado a la conclusión que el consumo moderado de cerveza después de practicar ejercicio físico es recomendado para la rehidratación y la recuperación, otros estudios han llegado a afirmar que la fatiga muscular puede tener su origen en un proceso oxidativo que podría también frenarse con esta bebida. No es menos cierto que todavía muchos ven con recelo eso de que un deportista beba cerveza, más después de entrenar.   En CaribbeanFit nos hacemos la siguiente interrogante; ¿Afecta la cerveza el desempeño del atleta?  ¿es realmente saludable la cerveza?, veamos.

 

La cerveza es el producto de la fermentación de una mezcla de agua, cereales y lúpulo. También contiene alcohol etílico, también llamado etanol (entre el 4% y 6,5% de su volumen). Contiene un 4% de carbohidratos en forma de maltodextrinas que se metabolizan lentamente, liberando la glucosa al torrente sanguíneo de forma lenta y ocasionando un pico de glucemia moderado. La cerveza también aporta substratos metabólicos que reemplazan las pérdidas ocasionadas por el ejercicio como son aminoácidos, diversos minerales (sodio, potasio, magnesio, fósforo y calcio), vitaminas del grupo B y antioxidantes.

 

Según el Dr. Manuel Castillo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, la cerveza es significativamente más efectiva para rehidratar el cuerpo. Los investigadores creen que esto puede ser debido al hecho de que la cerveza está carbonatada y contiene azúcares y sal, los cuales causan que el estómago la absorba más rápido que el agua. Beber cerveza después de una sesión de ejercicio puede causar una reducción de los niveles de cortisol en el torrente sanguíneo, lo que reduce el estrés. El punto de todo es que beber un poco de cerveza después de una sesión de ejercicio puede ayudarte a relajarte.

La moderación es la clave; Todos estos beneficios hay que saber intrepretarlos, muchos solo leen: “la cerveza es buena, cuánta más bebas mejor” y eso no es nada cierto. En primer lugar, se recomiendan cervezas con bajo contenido de alcohol, ya que si se bebiera mucha cerveza con alcohol, el efecto sería el contrario. El alcohol una sustancia diurética y los diuréticos hacen que orines con más frecuencia, así que si bien beber una cerveza después de un entrenamiento en el que sudaste mucho puede satisfacer tu sed, también puede llegar a causar que pierdas más agua de la que ingeriste y aumentar el riesgo de deshidratación.

En España, se ha popularizado el fenomeno beer runners,  este movimiento surgió en Filadelfia, Estados unidos y promueve el combinar cerveza y carreras. “Es una mezcla que nos hace sentir bien y sirve para que corramos en compañía, lo que lo hace más divertido”, explica Daniel Quintero, coordinador de capitanes de Beer Runners en España. Sin embargo, en portal de beer runners españa se considera consumo moderado de alcohol hasta 25 g/día para los varones (2-3 cañas de cerveza) y 15 g/día para las mujeres (1-2 cañas de cerveza). Otros factores como el peso, el sexo, la forma en la que se consume, los hábitos de la persona e incluso la raza afectan a cómo cada persona reacciona ante el alcohol.

Descubra también

Déjanos tu Comentario