Los 7 pecados capitales de todo corredor

Pecados Capitales del Corredor Pecados Capitales del Corredor

En el mundo de los corredores, tanto principiantes como profesionales, se cometen pecados con regularidad: unos por desconocimiento y otros por saber demasiado. La mayoría de los corredores no toman en cuenta las señales que les da su cuerpo. Al volver de una lesión, empezamos a comparar tiempos con los que hacíamos antes de lesionarnos y, en vez de ir paso a paso para llegar a reali­zar esos tiempos, queremos hacerlos de inmediato al empezar a entrenar. Otras veces estamos pensando en hacer series cuando no podemos ni levantarnos por la mañana y andar normalmente. Siempre que hay dolor es porque algo tenemos mal; y, aun así, nos engañamos a nosotros mis­mos. A continuación les mencionamos los 7 pecados capitales de todo corredor.

 

Pecado No. 1 – Ignorar o negar el dolor cuando estamos corriendo

Los corredores rezan con frecuencia que “aquellos que sean capaces de atravesar la barrera del dolor y de adentrarse en el  terreno de la auténtica agonía, serán quienes consigan sus objetivos” Debemos conocer en que momento frenar, para poder continuar, el no hacerlo puede dar origen a una lesión o problema superior, a causa de no escuchar al cuerpo.

 

Pecado No. 2 –  No descansar entre entrenamientos

Este es un uno de los pecados que más se cometen y que incrementan el riesgo de lesiones por sobreentrenamiento. El descanso es la parte del entrenamiento más importante. Es lo que te permite asimilar todo el trabajo, lo que evita sobrecargas y previene las lesiones inoportunas. Estas lesiones te pueden hacer perder en una semana lo que has ganado en un mes. Para un corredor de maratón de tres horas sería aconsejable que descansase dos días a la semana y el día después de cada competición, así como un mínimo de cuatro días después del maratón.

 

Pecado No. 3 – Abusar de las competiciones

Hay un porcentaje de corredores que viven obsesionados y llegan a padecer síndrome de abstinencia cuando no pueden correr, entendido como malestar, mal humor e irritación.  Volvernos adictos a las carreras y así, pasarnos de carreras, se puede traducir en una sobreexigencia al cuerpo que puede ocasionar desde un mal rendimiento, hasta lesiones o enfermedades por una baja en las defensas.

 

Pecado No. 4 –  No calentar antes de correr

Calentar correctamente es fundamental. Su función es elevar la temperatura e incrementar la circulación sanguínea a los músculos y tendones, para salir y rendir perfectamente en la competición.  Tambiéen nos sirve  para mejorar el desempeño y prevenir lesiones, y aunque todos estamos conscientes de los beneficios de un buen calentamiento, el no calentar es un pecado muy cometido por los corredores.

 

Pecado No. 5 –  No tomar suficiente agua

A medida que el cuerpo va perdiendo agua, baja el rendimiento y se puede llegar a la deshidratación (que es la pérdida de más del 3% del peso corporal), disminuyendo enormemente la función cardiovascular  y la termorreguladora. La excesiva sudoración nos hace perder agua, que si no es remplazada inmediatamente hace que disminuya el volumen sanguíneo. Debemos hidratarnos antes, durante y después del entrenamiento.

 

Pecado No. 6 – No realizar ejercicios de fuerza

La fuerza es una capacidad básica que influye directamente en el rendimiento del corredor. Al desarrollar más esta capacidad, se acelera la recuperación muscular, se evita en gran medida la aparición de lesiones y es vital para mejorar y potenciar los niveles de técnica de carrera.  Trabajar los músculos, es decir, dedicarle tiempo al desarrollo de la fuerza muscular, puede servirnos  para mejorar el rendimiento deportivo y prevenir lesiones.

 

Pecado No. 7 –  Entrenar solo corriendo

Además de correr es aconsejable salir algún día en bicicleta, ir a nadar, hacer senderismo o realizar largas caminatas. Estas otras prácticas deportivas, de trabajo aeróbico,  permiten descansar de la rutina de correr. El solo correr es un pecado cometido con mucha frecuencia, pues resta importancia al entrenamiento combinado que sirve, no sólo para mejorar la carrera sino también, para evitar lesiones por movimientos repetitivos.

 

 

Descubra también

Déjanos tu Comentario