ADVERTENCIA !!! – Cuidado con las dietas milagrosas …

Dietas Milagrosas Dietas Milagrosas

ADVERTENCIA !!! – Cuidado con las dietas milagrosas …

Periódicamente aparecen una cantidad de dietas que prometen una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo para quienes las realizan. Estas “dietas milagrosas”, son fruto, en muchos casos, de la búsqueda de beneficios económicos más que de la promoción de una alimentación sana y equilibrada,  generalmente conduce a una situaciones de carencias en vitaminas y minerales y alteraciones metabólicas, y a una monotonía alimentaria que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud.

El principal riesgo de estas dietas milagrosas reside en la inadecuada manera en la que se pierde peso con ellas, consecuencia de una reducción importante de las calorías ingeridas o bien de desequilibrios orgánicos que se originan en el organismo al emplear alimentos en cantidad y calidad errónea. Es decir, adelgazas a expensas de perder líquidos y electrolitos,  proteínas corporales, y en un menor porcentaje grasa, que es lo que realmente interesa perder, aunque prometen una rápida pérdida de peso, y eso es lo que te convence. No obstante, no te van a resultar efectivas si pretendes mantenerte en el peso que has conseguido, ya que además de peligrosas para la salud, no te enseñan a mejorar tus hábitos alimentarios.

 

Los peligros:

El primer fallo es que a una persona que trata de perder peso no le puedes decir que durante un cantidad de días X puede comer lo que quiera. Ese todo lo que quieras puede ser ilimitado y alguien con sobrepeso u obesidad podría llegar a comerse un filete de 1,5 kg, explica el nutricionista Rubén Bravo, del Instituto Médico Europeo de Obesidad (IMEO), quien defiende que en todas las dietas hay que limitar las cantidades.

 

Otro fallo sería comer durante dos días solo 500 o 600 calorías, esto es una barbaridad. Todo lo que está por debajo de 800 calorías puede desencadenar graves riesgos para la salud empezando por bajadas de tensión o de azúcar. A esto se sumarían las consecuencias del exceso de consumo de proteínas que se produce durante los dos días de ayuno. Pueden provocar problemas renales porque obligamos al riñón —encargado de que no se filtren las proteínas— a trabajar más, lo que le haría envejecer más rápido.

 

 

Los ayunos intermitentes están asociadas a respuestas metabólicas no deseadas y al incremento de la grasa corporal. El organismo está preparado para autorregular un exceso de energía (una comida muy copiosa un día) pero lo que no es capaz de entender es que le estemos dando 1500 calorías todos los días y de repente le demos 3000 y luego 500 o 600. Ahí es cuando va a tener problemas.

 

En lugar de seguir estas “Soluciones Milagrosas” les invitamos a llevar una alimentación saludable y variada, que aporte los nutrientes esenciales y la energía que necesita para mantenerse sano y mejore su calidad de vida.

 

Descubra también

Déjanos tu Comentario