Practicar taichi lentifica el envejecimiento

Practicar taichi lentifica el envejecimiento Practicar taichi lentifica el envejecimiento

Practicar taichi, un arte marcial chino con aplicaciones terapéuticas, que mejora el equilibrio físico y psíquico, podría también contribuir a lentificar el proceso de envejecimiento, al aumentar la cantidad de células CD34 +, que desempeñan un importante papel en diversas funciones y estructuras del organismo, como la autorenovación celular, la diferenciación y la proliferación.

Para comprobar los beneficios del taichi, se realizó un estudio, que se ha publicado en Cell Transplantation, con tres grupos de voluntarios –todos ellos sanos y menores de 25 años–, uno de los cuales practicó taichi, el otro caminó a paso ligero, y el tercer grupo (control) no realizó ningún tipo de ejercicio. El estudio duró un año y se basaba en observar el rejuvenecimiento y los efectos antienvejecimiento que producía la práctica del taichi en comparación con la caminata a paso ligero y el sedentarismo.

El taichi es beneficioso para pacientes con párkinson –estadio leve y moderado– y fibromialgia, podría contribuir a reducir el dolor, las caídas, y el estrés, y mejora el equilibrio, la presión sanguínea y la capacidad aeróbica

Shinn-Zong Lin, del Centro de Neuropsiquiatría del Hospital Médico Universitario de China en Taichung (Taiwán), y autor del estudio, ha explicado que el experimento se realizó con jóvenes porque así se evitaba la influencia de otros factores, como enfermedades crónicas o tratamientos con fármacos, y porque la renovación de células es más fácil en la población joven.

Este científico afirma que las personas que practicaron taichi tenían una cantidad de células CD 34 + significativamente mayor al de las personas del grupo que no hizo ejercicio, y también en comparación con aquellos que caminaron a paso ligero. Y añade que es posible que esta disciplina induzca la vasodilatación y aumente el flujo de sangre.

Los autores del trabajo han confirmado, además, que el taichi resulta beneficioso para pacientes con párkinson –en estadio leve y moderado– y fibromialgia, y consideran que podría contribuir a reducir el dolor, las caídas, y el estrés, y que mejora el equilibrio, la presión sanguínea y la capacidad aeróbica.

Descubra también

Déjanos tu Comentario